martes, 31 de marzo de 2015

The Secret!



Aparece el mago llenando el escenario,

echando a volar ilusiones con sus manos,

brindando emoción, asombro, sorpresa... 

despertando curiosidad. 

La fascinación se transmite debajo de las luces, va quebrando la lógica como en un sueño. 

No es posible -dicen muchos-. ¿Cuál será el truco? -dicen algunos-. 

Hasta que finalmente se cierra el telón. 


- Vámonos pequeño, la función termino. 

- Espera papá. ¿Viste las palomas aparecer? 

Sabes, de grande quisiera ser como él. 

- Hijo, podrás serlo. ¿No te has dado cuenta que para mi ya lo eres?

Tu vas dibujando ilusiones, apareciendo en mí sonrisas, despertando emociones. Tu curiosidad me muestra lo que tus ojos pueden ver, y que yo no puedo.

Eres mago cada vez que brindas en mi gratas sorpresas, regalos inesperados.

Pequeño, el secreto de la magia, es la ausencia de razones.


viernes, 27 de marzo de 2015

Los emprendedores tienen es-trés, es-cuatro y es-cinco


Hace poco leí lo siguiente: "Como dice P. García-Milá: "Da igual si no tienes estudios, si tienes tres carreras, si estás forrado o si tienes 15 años, si te lo propones puedes hacer lo que quieras. No hace falta inventar la bombilla, si no puedes ser el número uno, sé el segundo y copia. Copiar e innovar, ésas son las claves hoy en día. Adelántate al futuro, sé visionario, y ten amplitud de miras".

Pues nada, eso. Cuando el mundo se derrumbe, hazte héroe/emprendedor.


Hoy me he enterado que ayer fue la fiesta de la primavera. El botellón en mi ciudad congregó a unas 10.000 personas. 

La verdad que siendo visionario es un punto positivo, y no creo que deba haber algo más optimista que el espíritu de ir a organizar un botellón. La iniciativa y la motivación que se respira es increíble. Tendencias que, por supuesto, no comprendo demasiado.

En mi opinión la gente bebe para hacer interesante a las demás personas.


En fin, si quieres ser emprendedor y vivir de lo que te apasiona es necesario sacrificar ciertas cosas. Al principio te ignorarán, después se reirán de ti, luego lucharán contigo, y cuando lo hagas, llegará tu momento. Vivir de lo que te gusta es maravilloso, pero es sólo para los valientes. Recuerda que tus costes son menores a tus beneficios. Aprende a no rendirte.

Hay pocas cosas que tengo claras en esta vida. Pero una de ellas es que todos tenemos que negociar con la realidad. No había conquistado América, no había cazado un extraterreste. Pero sabía ya cómo era el mundo. Le había perdido el miedo. Tenía que conquistar mi sueño y hacer del problema la oportunidad.

Que no se ocupe de ti el desamparo. Que el maquillaje no apague tu risa y ríete con ganas, ríete de ti mismo, de la vida y de sus ironías. Llora cuando lo necesites y come chocolate. Sé agradecido, humilde y honrado. Sé el protagonista de tu propia historia. Lee. Viaja. Aprovecha el día. Ponte objetivos, retos y esfuérzate por conseguirlos. Deja la pereza y el lamento en casa, tú serás un guerrero y saldrás a la calle sabiendo que lo difícil se hace y lo imposible se intenta.

Ten iniciativa. Ilusión. No te cierres y escucha lo que otras personas tienen que decir. No dejes de creer que las palabras sí pueden cambiar el mundo. Descubre la esencia de los pequeños detalles. Descúbrete a ti mismo. Empieza cuando quieras, nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para ser quien quieras ser. Espero que vivas una vida de la que te sientas orgulloso, y si no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo. No dejes que termine el día sin haber crecido un poco. 

Y nunca, bajo ningún concepto, abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.




Pónganse sus zapatos que empieza el fin de semana. Lo pasaremos bien. Muy bien.

Y recuerda: "El que no cree en la magia nunca la encontrará." (Roald Dahl, novelista y autor de cuentos británico).



martes, 24 de marzo de 2015

No alimentes las penas


Hoy me he levantado con ganas de golpear la mesa y comerme el mundo con pan. Y luego, que salga el sol por donde quiera.



Tengo auténtica debilidad, desde mi más tierna infancia, por comer a media tarde pan con chocolate. Siempre he pensado que es la merienda perfecta. Es el elixir de la eterna juventud. Y siempre acabo volviendo a su lado. Tarde o temprano. Como el que manda un whatsapp a las 5 de la mañana a una exnovia. Aún sabiendo que no es bueno repetir, repites. Ya te lo digo yo. Es una inyección de veneno que no importa dónde esté que siempre vuelvo como un boomerang para terminar de forma especial la tarde-noche. Creo que es pura obsesión.



A mí me gustaba el Kinder Sorpresa. Es el mejor. Mi infancia giraba entorno a él. Yo era de los que abría el papel con mucha delicadeza. No servía absolutamente para nada pero me hacía ilusión. 

Escribir esto me invade cierto ataque de nostalgia. El Kinder Sorpresa era como la vida. Nunca sabes que hay en su interior, de ahí su mensaje: SORPRESA.




Es curioso, pero la vida me ha sorprendido en los últimos meses. La vida me está enseñado a disfrutar cada instante y a inventar momentos especiales. Me gusta viajar. Me gusta comer chocolate con pan a media tarde. Me gusta escuchar música. Me gusta comparar a las mujeres con ciudades.



Siempre he pensando que las ciudades son mujeres. París es esa chica elegante que siempre plasma magia e impresiona con sus impresionantes edificios públicos, museos, parques y jardines. Ella es intelectual y le encanta tomar café a la orilla del Sena. Ella evoca misterio y su debilidad es explorar sus avenidas y callejones.



Y Roma es tan loca, espontánea y llena de perfección que habla por sí sola. Ella es una de las ciudades más bellas del mundo, un lugar donde la historia más profunda se mezcla con el arte más extenso de todos los tiempos y el dinamismo de la contemporaneidad. Ella es un hechizo que no desaparece jamás de la memoria de quién la conoce. Roma es maravillosa y eterna.


Y tú, vecina, que me enamoras porque sí. Lisboa es de esos lugares que te ciegan y te hacen cometer locuras como que te vas un fin de semana a conocerla y el finde siguiente estás allí de nuevo. Lisboa es Lisboa. Ostentosa e impulsiva. Ella hay que entenderla como una ciudad donde no debes "pasar" sino "estar". Porque así es ella, una ciudad que se disfruta a fuego lento...


Pero después está la más guapa y divertida de todas. Es tímida, romántica, extravagante, misteriosa, apasionada y llamativa. Tiene suficiente encanto como para regresar una y otra vez, y además siempre la encontrarás con una luz diferente. Si, hablo de Sevilla.
                                

Y siempre acabo volviendo a tu lado. Tarde o temprano. Siempre vuelvo a la ciudad flanqueada por puentes que invitan a entrar y salir sin llamar a la puerta. Esa ciudad tan atractiva y tan cultural. La ciudad que está entre New York y Barcelona. La ciudad de las mujeres elegantes y galantes. La ciudad con vista a Lisboa, Madrid, Roma y Sevilla.

Y siempre que volvía quedaba con mis amigos. Porque cuando lo hago, pasan cosas. Además, poseen una serie de cualidades que yo valoro mucho en una amistad en estos tiempos que corren: tienen la capacidad de hacerme reír de manera contagiosa.


Por supuesto, y como no podía ser de otra forma, nos acabamos siempre guiando por el vino. A mí, llamadme clásico, pero dadme un sitio en el que haya buenas canciones, un vino decente y chicas que lleguen muy tarde a casa y, soy el chico más feliz de la ciudad. Si, chicas como Lisboa. Las chicas de Roma están muy sobrevaloradas. 


En fin, no sé que haces leyendo esto. Pero gracias por leer mis neuras. 



En resumen, no alimentes las penas y nutre tus días de buenos momentos. 

Te espero en cualquier punto de Badajoz.