martes, 23 de junio de 2015

El síndrome Brugada


Si me muriese hoy mismo dejaría tantas cosas a medias. Frases que jamás supe ni pude acabar. Te voy a querer para toda la. Te voy a hacer la mujer más feliz del. Lo nuestro nunca se. Por qué no nos. Hasta cuándo vamos a. Yo nunca más me volveré a. Cuando quieras yo te. Jamás nos separará ni nada ni. Qué hace ese hombre en tu. Mírame a los ojos y dime que. No eres tú, soy. Es la primera vez que me.

El tiempo es implacable, el tiempo no espera a nadie.

A mí, personalmente, me encantaría poder leer todos los libros que se han escrito, todos, desde el primero hasta el último, pero no se puede, es imposible... porque no hay tiempo.

Me encantaría poder ver todas las películas que se han rodado, todas, desde las más buenas hasta las más malas, pero es imposible, no se puede... porque no hay tiempo.

Me encantaría, no sé, viajar a todos los países del mundo, hablar el máximo número de idiomas posible, practicar todos los deportes, incluso tomarme un café con toda la gente que he querido, con toda la gente que quiero, y con la muchísima gente que seguramente querré...

Pero no se puede... porque no hay tiempo... no hay tiempo.

Por eso, si me muriese hoy, tendría por un lado la tristeza de dejar de mirarte a los ojos para toda la eternidad. Pero por otro, sería feliz por haberte disfrutado aunque sólo fuese unos días. 

En fin, a qué esperas. Sí, tú, no leas hacia otra parte. Mírame a las letras, que te estoy escribiendo a ti. Hoy me apetece cogerte por las solapas y sacudirte hasta despeinarte las cejas. Que a qué esperas, digo. Que igual no te has dado cuenta, pero desde que naces se te va la vida. Que igual no te has parado a pensar, que ya estamos en tiempo de descuento. Que el día menos pensado, alguien o algo nos dice que ya está. Que un día te vas, coño, que ese día podría ser ya.

No me digas que vendrán tiempos mejores. El mejor momento para hacer las cosas es ahora. No porque ahora sea mucho mejor que antes o después. Es porque es el único momento que realmente tienes. Lo demás es mentira. Lo demás vete tú a saber si volverá. Que no, que no te estoy diciendo que aproveches el tiempo, sino que dejes ya de esperar. Ni carpe diem ni leches. Que espabiles. Que venga, vete. La feria te espera.

Baila. Canta. Besa. Bebe. Fuma. Haz el amor, pero del duro. Haz nuevos amigos. Molesta al Dj y pide tú canción favorita. No dudes en hacerte muchos selfie e irte a la sombra para retocar y ver los filtros de istagram bien. Hoy es el día. Pide un deseo mientras miras los fuegos artificiales. Pero el deseo hazlo realidad hoy, mañana será demasiado tarde. No hagas promesas difíciles, sino imposibles. Recurre a la magia, pero por favor, ensaya antes. 

No hay tiempo.... lo sé. Pero ensaya el plan que vas a improvisar esta noche. Corre. Te espero en la feria. Pero no tardes, no hay mucho tiempo.

Por cierto, ¿quieres ser mi novia?

No hay tiempo. Dime. Corre, no me hagas esperar...








jueves, 11 de junio de 2015

Brújulas que buscan sonrisas perdidas


Tengo la teoría de que la gente no te desea suerte en la vida, ni en el amor, ni en el trabajo esperando que esas buenas cosas se apoderen de ti... Todo el mundo va a la suya, excepto una o dos personas en tu vida...

El resto habla por hablar, se comunica con frases que ha escuchado en una película o que alguien le ha dicho... Pero no lo sienten....

El resto me decía: << Lo que necesites... Cuando lo necesites.... >>. Pero eran palabras vacías, nadie ofrece nada en realidad... Sólo palabras vacías....

Ella me dio algo que realmente necesitaba y yo acepté inmediatamente. 

Sé que habla parte de mi rencor... 

Todos tienen intereses... Se acercan o se alejan por intereses... 

Siempre he creído que es lo que somos.... Traumas de la infancia... Lo que te prohibieron, lo que no te dieron, lo que te obligaron a aceptar y lo que te arrebataron crean tu carácter. 

Pero ahora no puedo seguir recordando aquella historia...... 

Tenía que vivir otra.... 



PD: No abandones jamás tu sueño.

Llevo varios días en modo intermitente




- Siento miedo: 

Sentir miedo. Nada ha sido más útil que sentir miedo para llegar hasta aquí. El miedo nos ha protegido, nos ha advertido, nos ha hecho huir del peligro y nos ha permitido sobrevivir. Pero también nos ha hecho valientes, nos ha puesto ante retos, nos ha forzado a mejorar, nos ha hecho construir herramientas, cobertizos y atajos. 

Nos ha unido a los que sentían el mismo miedo. Nos ha hecho vulnerables ante las adversidades, ante la incertidumbre, ante el futuro y ante los que supieron jugar con él. Porque mientras el peligro y el riesgo son criterios objetivos, el miedo acaba siendo siempre una elección. La que toma nuestra amígdala mucho antes de que podamos opinar.


- Siento tristeza:

Sentir tristeza. La tristeza es el abandono de la intención. De vivir, de querer o de quererse, de quedar o de quedarse, de proyectar o de seguir discutiendo. Por eso duele más cuanto más se acerca, y le ocurre un poco como a la oscuridad, cuanto más grande es, menos se ve. Lo más peligroso de la tristeza no es que visite nuestras ganas. Lo más peligroso es que se quede a vivir. Que se instale allí donde se deja de estar. 


- Siento sorpresa:

Sentir sorpresa. De vez en cuando, algo o alguien te pilla con el pie cambiado, te rompe el guión y te obliga a improvisar. Espero que te haya pasado. Porque normalmente ése será un momento clave en tu vida. Aquél que no supiste prever, ni planificar. Simplemente, te ocurrió. Y tú te dejaste llevar, básicamente porque no tuviste más remedio. Allí es donde residen los grandes cambios. Y también las grandes oportunidades. Aunque no te guste, la historia de tu vida está tejida con el grueso de unas cuantas sorpresas y casualidades. Y tu desgracia, también.


- Conclusión:

Porque si algo bueno tiene todo lo malo es que nos obliga a ello. Porque si algo malo tiene todo lo bueno es que algún día nos sentiremos acostumbrados.

Pero también es un gran día para hacer sentir. Porque comunicarse, amarse, e incluso vivir es hacer sentir.


La vida sería mas fácil si tuviéramos un espejo retrovisor incorporado en nuestro cuerpo, así podríamos observar lo que había detrás nuestro. Considero que no es inteligente mirar siempre adelante sin saber las oportunidades que hay detrás... 

Y, hablando de observar, creo que nos fijamos en lo que nos muestran las personas, no en lo que ocultan. Siempre he creído que somos traumas de la infancia. Lo que te prohibieron, lo que no te dieron, lo que te obligaron a aceptar y lo que te arrebataron crean tu carácter. Tus secretos. Tus miedos. Tus complejos. 

En la vida buscamos risas en la oscuridad. Personas con un catalizador de buena energía. Gente puntual. Profesional. Inteligente. Respetuosa. Cariñosa. Divertida. Sincera. Amable. Sencilla pero con inquietudes... Y luego me he encontrado con gente que habla pero que no siente lo que cuenta, y entonces mi desinterés es automático. 


Cerrando los puños con fuerza y respirando mal, formulé una reflexión:

"Pienso que hay que vivir los momentos buenos y malos. Cuando me pasa algo malo, pienso que me pasaran tres cosas buenas, y cuando me pasa algo malo, pienso que tres cosas buenas me pasarán".

Cuando tenga miedo, no me hagáis caso. Cuando la gente tiene miedo no actúa con normalidad. Tenéis que prometerme que nunca tendréis tanto miedo que os impida actuar con normalidad. 

El dolor de uno muestra mucho como es... Vive intensamente, y no tengas miedo a mostrar tus miedos.


Me gustas cuando callas y estás como distante.

Déjame que te hable también con tu silencio

claro como una lámpara, simple como un anillo.

Eres como la noche, callada y constelada.

Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.


-P. Neruda 









domingo, 7 de junio de 2015

La vida es una GranHada


Cuando tengo un día raro me voy a las afueras de la ciudad e intento encontrar el punto más alto de la cima; me relaja observar las huellas que voy dejando en la vida de forma panorámica. 

Debo confesar de que tengo miedo a las alturas, aún así, me he subido al punto más alto para recordar que hay que mirar las cosas de un modo diferente. El mundo se ve distinto desde aquí arriba.



Reflexionando...



Un día te miras al espejo y aunque no lo hayas notado, sabes que ya no eres el mismo de hace un par de años. Esa inseguridad de la adolescencia ha desaparecido, tienes tu personalidad, tus opiniones, tu estilo y tus gustos forjados. Ríes con más ganas y te das cuenta de que el ochenta por ciento de los problemas no son tan graves. El círculo de amigos se ha reducido en número pero aumentado en calidad, aprendemos a valorar los planes de día, y el gusanillo de conocer mundo está a flor de piel, así que siempre es buena idea una escapada a algún rincón nuevo.



Yo soy natural y sencillamente imperfecto, de esos que tardan el doble en arreglarse y luego se perfuman en el coche con prisa. Me gusta reírme a carcajadas, y cuando suena mi canción favorita subo al máximo el volumen. Nunca encuentro las llaves porque las he dejado en el pantalón del día anterior, y siempre busco buenas frases. Soy algo despistado, para qué negarlo. Me gusta la magia, el vino y escuchar a U2. Soy perfeccionista pero busco la improvisación, y aunque me falta paciencia, me sobra ambición. Creo en el destino y en la magia, pero no necesito nada más que una sonrisa para salir de casa.


Pueden llamarse defectos. Para mí son detalles, pequeños detalles que son el reflejo de cada uno y los que marcan la diferencia. Son esas imperfecciones las que nos distinguen del resto y hacen que una persona sea maravillosa y única. Y es que, en realidad, la felicidad se encuentra en lo natural y en la sencillez, porque no hay nada mejor ni más auténtico… que una persona siendo ella misma.


El secreto de ser una persona interesante está en conocer mundo.

Viajar es el objetivo número uno, y serás la persona más atrayente que jamás pensaste que algún día llegarías a ser. Al pasar los días, te darás cuenta del valor que tiene alejarte de tu ciudad natal.

Harás amigos de todas partes del mundo, otro punto a favor es que en un abrir y cerrar de ojos te han salido casas en la mitad del planeta.


Querrás recorrer mundo (y comértelo), ¡y lo harás! Tus viajes mochileros te servirán para descubrir gente y culturas que jamás imaginaste encontrar.


Algunas veces hay que decidirse entre una cosa a la que se está acostumbrado y otra que nos gustaría conocer.


¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?