miércoles, 29 de junio de 2016

Soy una persona nueva desde que no follo.




Yo iba para arqueólogo pero me quedé en mago, también iba para piloto de caza pero me quede en el amigo simpático que quieres follarte después de leer por primera vez una de esas entradas de Corta y Completa. 

Últimamente escribo poco, eso si, soy una persona nueva desde que no follo. 

Ahora disfruto de otras cosas. Planeo planes minimalistas. La verdad que últimamente estoy encantado de perderme en mitad de la noche. Me hace olvidar de mis problemas el simple hecho de estar tirado en medio de un parque mientras contemplo el baile de las estrellas en medio de la oscuridad. Si, soy un puto romántico, ya lo sé. Follar ya no es lo mío. Ahora solamente quiero chuches, manta y una botella de agua.

Yo iba para escritor pero me quedé en poeta. Por cierto, últimamente  la gente me pide que escriba sobre las infidelidades y la falta de interés después de conseguir a esa persona que tanto deseabas. Lo cierto que no soy de dar consejos, pero si que os puedo asegurar que soy mucho más feliz cuando las mujeres están alejadas de mí, pero bueno, no todo es malo en la más profunda soltería.

Alejandro Jodorowsky dijo una vez que “el amor es el heroico esfuerzo que hace un hombre para contentarse con una sola mujer”.


Dicen que para entender el amor hace falta vivirlo. También hay quien dice que el amor esta sobrevalorado, pero yo creo que esta erróneamente razonado.

Parece que hoy en día tomamos nuestras decisiones basándonos en lo que nos apetece y no en lo que  debemos hacer. Y nuestras prioridades nos guían.

Los amores y amigos de verdad siempre entenderán que hoy por ti y mañana por mí. Y lo demás es todo un cuento chino. 

Y volveré a andar solo. Porque solo, solo de sin tilde, solo se anda a tu ritmo y no tienes que esperar a nadie. Y volveré a nadar solo. Porque nadar es lo mismo que andar pero con una letra al revés.

¿Y qué quieres que te diga? Hay muchas cosas en esta vida que no me interesan, por mucho que lo intentes. 


Ya suficiente tengo con tener al día 50 horas. Hay ciudades que nunca duermen. Y ahora con este puto calor menos aún...


El verano es mi estación favorita. Pero no me engañaré. Es simplemente porque el 18 de julio es mi cumpleaños. Es la estación menos romántica. Y todo ello contaminada por los romances de verano superficial.


La mejor forma de sobrevivir a a un amor de verano es ponerle sentido del humor y cierta elegancia.


Y para ello, nada como refugiarse en un clásico como Jardel Poncela y leer "Amor se escribe sin hache".

Por cierto, Christian se escribe con H. 



Y ahora solo me a cuervo de ti.

Y pasan los meses y no hago otra cosa que escribir, beber Sex of the Beach en mi nuevo Pub favorito (Bambú)y oler a barbacoa. 

Y aunque sea un espantapájaros, yo aún me a cuervo de ti.







sábado, 25 de junio de 2016

Yo no escribo. A mí que me escriban...



Cada vez entiendo menos de la vida. 

Es curioso el comportamiento del ser humano. Por regla general, nos encanta encantar. Eso si, con limitaciones. Ya me entienden. Esa sensación de saber que tienes a una (varias) persona(s) detrás tuya. Y todo por el deseo de sentir la aprobación de esa(s) persona(s) en momentos puntuales. O tal vez no. Simplemente no se atreven a dar el paso. Ese paso que rompería una vida por el deseo de hacer realidad un sueño construido a base de intriga, misterio y ganas de encontrar emociones nuevas. Las relaciones están repletas de intereses y monotonía.

Los hombres de verdad dan miedo a las mujeres de mentira (y viceversa).

He aprendido que no hay que buscar a quién no te quiere encontrar. Y la verdad que no me hace falta mirar por el retrovisor para visualizarlo. 

Esas personas están agarradas como un fantasma en mi recuerdo. Ellas gritan en medio de la calle y me llamaban con sus ojos en busca de una respuesta. Lo noto. Pero mis ojos ya no son los mismos. Tan solo quiero instantes de verdad. No quiero copias baratas y feas. Quiero que cada uno escriba su final a solas...

Nosotros éramos.

Nosotros fuimos.




Ahora me voy a tomar las cosas con calma. He decidido que me voy a respirar nuevos aires y dejarme seducir por el escote del levante. Me voy a exponer al sol y encontrar en ella la autoestima necesaria para afinar mis ganas. Si, voy a buscar el moreno perfecto y reposar mis amplias gafas de sol en mi nariz fina y alargada. 


Hoy voy a empezar a mirar diferente. Según lo planeado; eso si, me tatuaré con crema del 30 una cara molona y que sonría. 

Al final la vida está para eso. 

La importancia la tiene tu amigo, tu padre, tu madre, tu hermano...

Señoras y señores, os invito de corazón, de que olvidéis todos los problemas y disfrutéis el día.

Enamoraros y que surja el amor no planeado. Sin cita previa. 

Ahora me marcho a Conil.

Disfruten chavales.

Besos para ellas y abrazos para ellos.

Firmado, Buddy.













lunes, 20 de junio de 2016

Confesiones en lo alto de una noria






Tú sabes bien que no puedo más...

Ay... Ayúdame amiga del alma. 

Tómate otra copa y quédate conmigo mujer. 

Quiero confesarte que hay amores que nacen en primavera y el verano los desata. 

Tuve la suerte de que el viento me arrastró hacia esa carita bonita. Esa que está adornada por un lunar encima de tu sonrisa. 

No te cambio. No, pídeme lo que quieras que yo seré el esclavo de esta maldita casualidad. 

Si la muerte nos separa algún día le pediré a dios que me conceda aquel sueño que tuve contigo. 

Soñé que volvía a reencontrarme con aquella sirena jovencilla y muy loca. 

Anda, nada y vuelve a mi góndola que vamos a dar una vueltecilla. Te juro que voy en serio. La locura me ha dicho que la sangre se te dispara y, poco a poco, el corazón se ahoga en curas y verdades. 

Por eso la locura, esta locura, se alimenta de besos lentos y llenos de azúcar. 

Creo en ti. En usted. Yo solo creo a la mujer valiente. La que pone por delante su vida en defensa de los suyos. Una mujer que nunca te deja y siempre viene. 

Ven. Ven porque voy a contarte un cuento cortito y con un final que aún no sabes... 

Yo sigo aquí dando vueltas y pensándote como te quiero. 







jueves, 16 de junio de 2016

Las pequeñas cosas

No me lo creo.

Si, los creadores de Estrella Damm se han vuelto a superar.

Ellos se han convertido en el pistoletazo oficial que da comienzo a las vacaciones.

Os he preparado un guión para leerlo. Espero que os guste y, sobre todo, os sirva:

1) No te fies nunca de los libros de autoayuda. La mejor ayuda es creer en uno mismo.

2) Está bien comer de vez en cuando solo, pero el verano está para disfrutarlo en buena compañía. 

3) Lo mejor de la vida está en aquellas cosas que tienen muchas calorías. Por ejemplo, comer un cruasán...

4) El dinero ayuda pero no da la felicidad.

5) Disfrutar del placer de comer con las manos al aire libre en compañía (las manos limpias, por favor).

No cene con pesados (*).

(*) Pesados: los sosos, los que no sonríen, los que solo hablan de ellos, los que son maleducados con los camareros, los egocéntricos, las parejas que parecen ideales y lo más de lo más, los que tienen el sentido del humor de un cactus, los que se quejan del calor, de los mosquitos y de la vida.


6) Ama tu profesión y busca la perfección. 

7) Cuándo menos te lo esperes la suerte vendrá a ti. Disfruta del camino y aprovecha las oportunidades que te brinda la vida. 

8) Es bueno tener energía interior, física, mental y emocional. Estar alegre, confiado y seguro. Eso envuelve a nuestro alrededor y los hace vibrar.

9) Nuestro mundo interior debe ser rico. La mejor dieta es alimentarse de libros, arte, cine, música, vivencias y viajes. Debemos cultivarnos, estar actualizados, conocer las otras culturas; sus creencias, sus costumbres, sus comidas, etc. Nuestro mundo interior debe ser interesante. Desarrolla tu interior y déjate follar la mente por las vivencias de los demás.

10) Báñese en el mar de noche.

11) Cuélate en una boda, hotel o fiesta. Haz locuras...

12) Vuelvan a Casablanca. Siempre es un buen momento para volver a beber sus batidos en su terraza mientras cotillean y planean el fin de semana.

12+1) Encuentra un amor de verano.


Ya ven. Siempre acabo con alguna cursilada. 

Por cierto, antes de acabar y ya con confianza, les confesaré que entre mis múltiples manías y rarezas está que no me gustan las aceitunas.

No, no es broma. Odio que la cervezas siempre vengan acompañadas de ellas. Las tengo catalogadas como los extraterrestres de la Gastronomía. 

Sí. Soy de esa generación que come solamente comida rápida. La televisión nos educó y ya no tenemos remedio ni solución. Y lo sabéis. Vaya si lo sabéis.

Aunque yo siempre he preferido los anuncios con impresionantes puestas de sol, mar de plata y espuma, playas de arena blanca, veleros, canciones pegadizas que se te incrustan durante meses en algún resquicio de la corteza cerebral, chicas espectaculares, calas perdidas, islas paradisíacas, fiestas hasta el amanecer y alcohol a raudales.

Pues eso, busca el amor del verano en la feria de San Juan.

Amor del verano: dícese de alguien que estaba cansado de su rutina y lleva detrás de ti meses. Persona que tiene el mismo efecto que arrojar una tostadora en la bañera, provocando un ritmo eléctrico en tu día a día.

Advertencia. Tiene fecha de caducidad: Septiembre.
















domingo, 5 de junio de 2016

Enroque


Si alguna vez te dicen la siguiente frase corre. Corre mucho. Ya saben, esa frase que hoy en día se dice mucho por whatsapp: Yo no  soy como las demás.

La gente intenta ganarse su credibilidad con semejante frase. Mentir se ha convertido en el plan perfecto. Siempre he pensando que las cosas no se dicen, se demuestran. 

Y así está la sociedad. Mucho miedo y poca vergüenza. 

Reconozco que te soy infiel. Que ya no soy tuyo. Lo reconozco, he caído en la tentación. 

¿Sabes porqué?

Porque ella me ha enseñado cada noche la luna. Porque hace tiempo te marchaste y me diste la espalda. Porque sin darme cuenta he transformado el YO en ELLA. 

Si, te soy infiel cada mañana. Incluso cuando te escribo. 

Mis amigos me dicen que me he enchochado. 

Nunca me importó la opinión de los demás. El amor es un fantasma que aparece cuando menos te lo esperas. Con ella lo vi claro.

Así que aquel día a las 4 de la mañana ya no fui yo, sino ella.

Lo cierto es que ya no me duele el caer, me da igual. Solo espero no darme por vencido y disfrutar de esta N U E V A  E T A P A.

Sonrío, y al mirarme al espejo luzco mi sonrisa de metal mientras me muerdo la boca recordándola. 

Que te den.

Ella me dará lo que TÚ-YO no pudiste darme.

Ella es la luz, TÚ la noche.
Ella es color, TÚ negro.
Ella es la cura, TÚ eres dolor.
Ella es valentía, TÚ miedo.

Ella es felicidad.

Ella (Mi cabeza) está dando vueltas, pero no importa. Ahora dejaré que el corazón marque el ritmo.



"El amor es aquel que mata tu 
soledad y se queda contigo
para cometer otro crimen".

Mid of Brando.














miércoles, 1 de junio de 2016

Tía, te acuerdas cuando...



En ciertos momentos de confusión, en los que uno no sabe qué dirección tomar, y va avanzando con el alma turbada y rota, conviene echar la vista atrás, muy atrás, para entender quiénes somos y hacia dónde vamos.

Apretar la tecla de rebobinar, ver nuestra vida hacia atrás y pararla en un momento determinado, momento que tal vez pasara inadvertido, pero que ahora explica mucho de lo que somos. 

Al fin y al cabo, la vida es un misterio sin resolver cuya solución se encuentra en las huellas que vamos dejando a nuestro paso. 

El otro día estaba pensando en todo esto mientras escribía sentado en un Starbucks, haciéndome el interesante y tecleando febrilmente en mi portátil al tiempo que hago pausas dramáticas llevándome la mano al mentón, como si estuviera trabajando en la Novela del año, cuando lo que realmente estoy haciendo es poner la antena en una fascinante conversación de un grupo de chicas guapísimas sentadas en la mesa de al lado. A veces, para reforzar mi papel, consulto la agenda. Pero sin perder detalle de la conversación.

Aquella conversación simbolizaban todas esas cosas que se van, sin previo aviso, que desaparecen de tu lado, que salen volando como los patos de Central Park hasta perderlos de vista. Como algunos amigos de la infancia, como aquellos profesores, como la inocencia o como la primera novia. Se van porque se tiene que ir, porque la vida funciona así, porque el mundo sigue girando, las personas van entrando y saliendo del escenario y los patos volando van.

Mucha gente se niega a creer que se han marchado para siempre. Teniendo en cuenta que ya ha llegado oficialmente junio, qué mejor forma de ir calentando motores con historias bonitas mientras esperamos a que los patos vuelvan al lago.

Volverán. Creanme que volverán. 

– Tía, ¿te acuerdas cuando conocimos aquel chico en la discoteca de verano en Tarifa? 

– Sí. Era tan mono... 

– ¿Qué será de él? 

– La última noticia que tengo es que estaba trabajando en Manhattan. 

– Tenía la cabeza llena de pájaros (o patos) y con muchas ganas de comerse el mundo. Resultaba imposible no querer a un tipo de semejantes principios. 

– La verdad, que hoy en día, es complicado encontrar un chico interesante. 

Y ahí estaba yo, haciéndome el interesante mientras esperaba mi café con sabor a vainilla. 

Si. Aquella conversación me hizo recordar antiguos veranos.

En esta época del año, dos cosas comienzan a brotar sin control: organización de viajes y rupturas.

Y ambas pueden producir auténticos ataques de alergia entre el personal. 

A mí, sin embargo, me da resaca.




Qué futuro más bello,
Qué plan más perfecto presiento.
No tendremos que estar batallando
Buscando siempre el momento.
Por dar pasos de cero y un camino certero de sueños.
Liberamos el llanto vacío que tanto provocan los miedos.


Pasos de cero, Pablo Alborán