jueves, 6 de abril de 2017

Quiero una camiseta con besos

Después de mucho tiempo vuelvo a escribir(te). La primavera trajo de vuelta aquel recuerdo con olor a Christian Dior. Aquella fragancia era un acorde musical, un beso robado en la noche más estrellada, una mirada reflejada en el agua, un abrazo que te invita a despertar.

A veces me convierto en aire. En un fluido que se propaga entre la luz y avanza por todas partes. Soy indomable y te persigue hasta degustarte. Tú eres la culpable de impregnar todo tu elixir en mi cuerpo. Tú eres la causante de emborracharme y dejar mojada mi piel. Y lo notarás cómo penetras en lo más hondo de mi todo. Porque a veces me convierto en olor para deslizarme por tus cabellos de chocolate puro. Soy un fluido sexual y placentero que te hace revivir. 


Quiero una camiseta con besos. De esos que saben callar. Y hablo de tú y yo, como sí realmente hubiera habido un nosotros. Sin embargo, mi corazón está demasiado roto para besos rectos. Y hablo de picos. Si, hoy te lo cuento. Quiero besos de esos que no siguen un patrón. De los que van despacio y a la vez rápido. A los que te quitan la respiración y tardas en recuperarte.


Quiero una camiseta con besos para que no me afecte el tiempo. Porque el tiempo siempre es escurridizo. El tiempo es tan fino que se dispersa hasta quedar libre y adentrarse en el mar. Porque el ayer se forma grano a grano. Y molécula a molécula, forman una duna repleta de sentimientos y pensamientos. 
Hoy quiero disolver la vulgaridad de la sal con el descaro de la muerte. Porque quiero más mañana de sol. Porque quiero besarte hasta quemarme los párpados. Porque quiero más tiempo para poder escribirte. Porque quiero olerte hasta compartir cama contigo. Porque quiero que sepas que más allá de esta locura hay un razonamiento lógico. 



Quiero una camiseta con besos para besarte constantemente,

cada instante, contra ese instinto que dice:
“consume o estarás extinto”.

Calla y bésame.
Calla y consume estos besos buenos y baratos.

Bueno… no tan baratos.

En fin, bésame y vive algo distinto. No dejes que el mal tiempo te afecte, porque siempre nos guarda y guardará algo no tan jodido, como por ejemplo, una camiseta con besos y recuerdos míos.

El A rte es así, clar o. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario