martes, 28 de noviembre de 2017

Es la era del amor cachimba

Vaya polvo tiene esto. Si me descuido olvido la contraseña. Bueno, venga. Lo confieso. Yo soy de los que están todo el día escribiendo su email para que le recuerden su contraseña en la bandeja de entrada. 

Es sorprendente pero desde Mayo no he vuelto a publicar nada. Y no por falta de ganas. 

La verdad que el tiempo pasa velozmente. 

Hoy sentí el fervor de volver a teclear este jodido blog y destrozar mis neuronas a golpe de tragos de vino y a ritmo de "Spleep On The Floor".

Hoy la ciudad suena a Blues mientras estoy intentando plasmar el maldito mundo que me rodea. 

El tiempo es algo precioso y los años enseñan mucho más de que los días nunca supieron. La mayoría no verán cumplidos sus sueños. Pero recuerda que el arte no es algo que uno quiera hacer, sino algo que te elige y moldea.

Detrás de alguien que arriesga, hay alguien que ama.

Cuando no sepas dónde están esos valientes, fíjate en los que dicen sí diciendo no, pues detrás de alguien que renuncia hay una persona que elige; Detrás de alguien que elige hay una persona que arriesga y detrás de alguien que arriesga hay una persona enamorada. Dónde hay un valiente, hay un amante.

Lo que diferencia a alguien valiente de un "cobarde" es que no se queda parada ante la bifurcación pensando en lo que pierde o en lo que renuncia, sino que ve en ti una victoria y ganancia  suficientemente como para no tener que mirar atrás. No se echa a un lado pensando que siempre puede venir algo mejor, porque acepta que el mundo es imperfecto, que tú eres... que los dos sois.

Una persona valiente no está pensando en las chicas o en los chicos que deja escapar, está pensando en ti. Eres su apuesta y su elección y cualquier otro lugar le parece segunda división.

Lo sé. Apostar a veces conlleva perder. En ocasiones he sido un completo desastre. He dejado de ser yo mismo para cubrir mi nombre con la mirada de otros. 

Si, lo sé. Tengo motivos para ser duro conmigo, para reprocharme y sentir arrepentimiento por el tiempo que se ha ido. Porque se ha ido.  

Pero tengo que confesar que no me representa nada la gente que tiende a sacar ruido del silencio. A esos, ignoro, bloqueo, paso. Porque también es necesario pasar para poder triunfar. 

Demasiado rápido pasa la vida como para seguir culpando al pasado y las historia que me trajeron aquí. 


El problema de los seres humanos es mostrar todo el tiempo que somos almas creativas. Qué somos guay. Qué tenemos la mejor ropa. Qué estamos en el mejor reservado. Qué somos los que más viajamos. Qué somos los popus de la noche.


Si hay una característica que pueda englobar a la mayoría de nuestras relaciones personales es su falta de profundidad. Conocemos a mucha gente, pero la conocemos poco. Nos acostamos con muchas personas, pero con casi ninguna hacemos el amor. Son relaciones cachimba: Absorbo y a los pocos segundos se difumina en el aire. Es la era de las amistades y el amor descafeinados, sin calorías... sin riesgos. Es la era del amor cachimba. Del amor light. Del amor con sabor a decepción. 


Y sí. Me hace falta más salir. Me hace falta más conocer. Me hace falta más emborracharme. Me hace falta más viajar a New York. 




"No tengo miedo a morir. Tengo miedo a no saber vivir".